Martes 18 de Febrero de 2020   |   Un día como hoy...

Partido de Florentino Ameghino | Buenos Aires

  Home

Contacto



Portada | Información General | Policiales | Opinión | Cultura y Educación | Deportes | Provincia | Sociedad

26-04-2019 - DE MIS APUNTES
Un placer peligroso

(Segunda parte)
Por Teresita Ceres de Arena.



Nacieron plantaciones de tabaco en países donde nunca hubo: España, Suecia, Inglaterra, Suiza e Italia.
En el siglo XVIII las damas de los salones elegantes aceptaban una “naringada”, las que eran ofrecidas en preciosas tabaqueras. Sin embargo, en Norteamérica llegó a ser motivo de desorden y se detenía a las mujeres con un cigarrillo en la boca.
En 1815, en Europa había comenzado a cambiar la hoja por papel para envolver al cigarrillo.
Estados Unidos es el primero en producción mundial, le siguen India y China.
Las hojas se transformaron en hebras delgadas envueltas en otras hojas.
Además del consumo, al cigarrillo se lo usa para la fabricación de los “puros”, tabaco de pipa, rapé y para masticar. Los únicos puros que se conocían eran los habanos hasta que en 1865 en Italia se manufacturaron los toscanos, conocidos en el mundo entero.
El tabaco para cigarrillos se importa de Cuba, Santo Domingo, México, Brasil e India.
La planta, originaria de América debe su nombre a la isla Tobago (o Tabaco), del grupo de las Antillas donde primero se la encontró.
Puede alcanzar hasta dos metros de altura, las hojas grandes y puntiagudas crecen alrededor de quince o veinte en cada planta, que es venenosa y narcótica.
Se requiere un largo y variado proceso hasta llegar a su manufacturación. De las semillas seleccionadas se obtiene la celulosa, con las semillas se fabrica una clase de aceite, también insecticidas a base de nicotina, la que en estado puro es sumamente venenosa; se destruye con el fuego del cigarrillo, pero se transforma en un gas muy nocivo para las vías respiratorias.
Actualmente existen máquinas modernas capaces de fabricar 1.200 cigarrillos por minuto, con todas las condiciones requeridas.
Esta larga historia llega a la conclusión del peligro para los fumadores, pero el vicio puede más y no dejan de fumar.
Teresita Ceres de Arena







Editor propietario Diego A. Falcinelli / B° Obrero C. 46 - (6070) Lincoln - Bs. As.
Tel. 02355-15456819 / 15472401 / lamarcadelincoln@yahoo.com.ar
Edición N° 3494 - Registro de Propiedad Intelectual: 5314522 - N° de Registro DNDA: en trámite