Jueves 09 de Abril de 2020   |   Un día como hoy...

Partido de Florentino Ameghino | Buenos Aires

  Home

Contacto



Portada | Información General | Policiales | Opinión | Cultura y Educación | Deportes | Provincia | Sociedad

15-11-2019 - DE MIS APUNTES
¿Qué conocemos del lápiz?

Por Teresita Ceres de Arena.

Los orígenes del lápiz tal como lo conocemos se remontan a más de 400 años.
Hasta entonces se usaba una vara hecha con plomo y estaño. Los romanos empleaban un pequeño disco de plomo para escribir sobre los pergaminos.
En 1565 unos obreros ingleses hallaron por casualidad una sustancia negra de aspecto metálico. Más tarde este producto se llamó “plombagina”o mina de plomo o grafito; en realidad no contenía plomo, sino carbono y óxido de hierro.
En el año 1600 en Inglaterra tuvieron la idea de fabricar con esos grafitos unos pequeños cilindros que luego encerrarían en una funda de madera.
Estos fueron los primeros lápices modernos, poco a poco fueron perfeccionándose en otros países.
En 1795 el francés Conté ideó la mezcla de plombagina con arcilla purificada, después transformó una pasta con la que llenó unos finos moldes de madera.
Han surgido lápices duros, blandos, para dibujo, para copiar, de trazo imborrable o no.
Alemania ha sido considerada como productora de lápices de calidad, pero en la actualidad existen excelentes fábricas en todo el mundo.
La fabricación consiste en dos etapas: una se relaciona con lo que llamamos “mina” y la otra se refiere a la varita que contiene la mina.
Éstas pueden ser negras, de colores o copiativas. Para obtener las primeras se mezclan grafito y arcilla, cuando la pasta está lista se vuelca en unos filtros especiales, luego se estiran con prensas hidráulicas hasta obtener las minas que salen como hilos tubulares que después se cortan de la manera deseada.
Para la fabricación de lápices de color se emplean colorantes minerales.
En otros talleres se prepara la madera. Para fabricar lápices de calidad se usa cedro colorado de América, enebro de California u otros árboles de fibras compactas. Para los más baratos se emplean el tilo y el aliso.
La madera se separa en tablitas de distintos tamaños en las que se practican acanaladuras, allí se colocan las minas.
Cada fábrica graba en los lápices su leyenda, marca y procedencia. Esta impresión se realiza en colores, negro, en huecos o relieves.
Pasan por un barnizado que hará su aspecto opaco, brillante o jaspeado.
Es presentado a la venta y listo para su uso; aparatos especiales permiten sacar punta a varias unidades a la vez.
Actualmente el lápiz no es sólo un artículo para escolares, sino que ha llegado a ser indispensable en oficinas, talleres, fábricas y en los hogares.
Fuente: Enciclopedia “Lo Sé Todo”.

Teresita Ceres de Arena







Editor propietario Diego A. Falcinelli / B° Obrero C. 46 - (6070) Lincoln - Bs. As.
Tel. 02355-15456819 / 15472401 / lamarcadelincoln@yahoo.com.ar
Edición N° 3545 - Registro de Propiedad Intelectual: 5314522 - N° de Registro DNDA: en trámite