Viernes 17 de Noviembre de 2017   |   Un día como hoy...

Partido de Florentino Ameghino | Buenos Aires

  Home

Contacto



Portada | Información General | Policiales | Opinión | Cultura y Educación | Deportes | Provincia | Sociedad

17-06-2016 - DE MIS APUNTES
Los guantes: elegancia y abrigo

Por Teresita Ceres de Arena.

Hay una leyenda que cuenta que Afrodita (diosa del amor) se lastimó los dedos con unas espinas, al oír su lamento acudieron tres divinidades que tuvieron la idea de unir unas tiras delgadas para cubrir las preciosas manos de la diosa.
Según esta leyenda podríamos imaginar que así se inventaron los guantes; sin embargo se ha comprobado que los habitantes del norte, mucho antes, protegían sus manos contra el frío, la nieve y los vientos polares.
Los persas, durante el invierno, usaban mitones.
Los púgiles romanos tenían un tipo de guante con láminas de plomo en su interior para que los golpes fueran más fuertes, pueden considerarse los antepasados de los guantes de boxeo.
En el siglo IV para los caballeros el guante era un objeto de lujo, la tradición y la etiqueta no permitía su uso a los demás.
En el siglo IX, cuando las mujeres comenzaron a llevar guantes, los guanteros usaron toda clase de pieles y telas: gamuza, conejo, cordera, cabretilla, marta, nutria, lobo, zorro, ciervo, búfalo, etc., se los engalanaban con encaje y botones, algunos iban adornados con cintas. Se ha sabido de unos guantes de piel de perro que llevaban 24 botones de oro y se ajustaban con 4 botones de perlas.
En los siglos XII y XIII Italia, Francia y España rivalizaban en la industria del guante, también se usaron perfumados durante mucho tiempo.
Los guantes de Venecia fueron célebres por los zafiros, rubíes o esmeraldas, costaban precios fabulosos.
Entre los hombres la idea de reto a duelo se asociaba con el acto de arrojar el guante.
La costumbre de no tender la mano enguantada deriva, tal vez, cuenta la historia, que a veces se empleaba para eliminar algún enemigo poniendo veneno que al penetrar en los poros de la mano extendida causaba la muerte.
En la Edad Media no se permitía el uso de guantes delante de un superior.
Existieron los guantes litúrgicos que se entregaban a los nuevos Obispos, para usarlos en el momento de su consagración.
En la actualidad los guanteros fabrican prendas sencillas y elegantes; luego de varios procedimientos: curtido, corte, recorte final, costuras a máquina o a mano, prensado y lustrado.
No se fabrican sólo de cuero, las damas, en reuniones de gala, lucen guantes de la misma tela del vestido, son generalmente largos, cubren el antebrazo y parte del brazo (como los que usa Moria Casán), se destacan hilos dorados y piedras de fantasía.
Estas prendas suelen ser de encaje, constituyen un accesorio muy importante en el vestir femenino.
No sólo se usan para fiestas, en los días fríos o para practicar algún deporte se fabrican de lana o cuero forrado con piel. Con seguridad son estos últimos los que más se venden, lástima que a veces los olvidamos o perdemos en nuestro cotidiano andar. A mí me ha pasado… ¿a ustedes no?

Teresita Ceres de Arena







Editor propietario Diego A. Falcinelli / B° Obrero C. 46 - (6070) Lincoln - Bs. As. / Tel. 02355-15456819 / 15472401
Edición N° 2671 - Registro de Propiedad Intelectual: 5314522 - elojoameghinense@yahoo.com.ar