Viernes 06 de Diciembre de 2019   |   Un día como hoy...

Partido de Florentino Ameghino | Buenos Aires

  Home

Contacto



Portada | Información General | Policiales | Opinión | Cultura y Educación | Deportes | Provincia | Sociedad

29-11-2019 - DE MIS APUNTES
Comenzando por un simple recuerdo

(segunda parte)
Por Teresita Ceres de Arena


Continuando con mi nota sobre el avestruz, diré que en la época de la postura las hembras cavan un pozo amplio en la arena para dar espacio a todos los huevos de la comunidad –cada uno pesa aproximadamente un kilo y medio-; las hembras se alternan con los machos en el nido durante cuarenta días.

Los polluelos quiebran el cascarón y sus padres se ocupan de educarlos sobre la forma en que deben correr.

No dudan en embuchar cuanto encuentran: granos, insectos, pequeños mamíferos, aves, reptiles.

Tragan cada objeto brillante o desconocido que llame su atención.

Desde la antigüedad sus plumas se emplearon para tocados y abanicos, también para adornar sombreros femeninos.

Se ha podido amaestrarlos para ser montados por el hombre, ya que son más veloces que los caballos.

A principios del siglo pasado, y a fines del anterior, se organizaban con mucho éxito carreras con estos animales.

Cuando huyen lo hacen haciendo círculos y así los cazadores los capturan fácilmente. En nuestro medio los gauchos lo hacían con las boleadoras.

Habría mucho para contar, pero no debo ser tan extensa.

Como ven, de un simple recuerdo se pudo narrar la historia de estas zancudas de la familia de las corredoras.

Fuente: Enciclopedia “Lo Sé Todo”







Editor propietario Diego A. Falcinelli / B° Obrero C. 46 - (6070) Lincoln - Bs. As.
Tel. 02355-15456819 / 15472401 / lamarcadelincoln@yahoo.com.ar
Edición N° 3420 - Registro de Propiedad Intelectual: 5314522 - N° de Registro DNDA: en trámite