Viernes 19 de Julio de 2019   |   Un día como hoy...

Partido de Florentino Ameghino | Buenos Aires

  Home

Contacto



Portada | Información General | Policiales | Opinión | Cultura y Educación | Deportes | Provincia | Sociedad

29-06-2019
Vamos rodando… rodando

(primera parte)
Por Teresita Ceres de Arena.


La historia de la rueda y la del vehículo están vinculadas a la civilización humana.
Seguramente los primeros carros de uso militar son los antepasados del ferrocarril y el automóvil que surcan nuestros caminos.
En tiempos remotos en el mundo antiguo la rueda fue ideada para todo medio de transporte.
Como primera idea para ese uso rodante, el hombre se sirvió de un tronco de árbol para desplazar cargas pesadas hacia largas distancias; con el uso del tronco fue disminuyendo de a poco en su parte media, quedando en sus extremos una especie de dos discos de madera.
Los primeros carros rudimentarios estaban formados por tablones de madera con dos ruedas que daban vuelta alrededor de un eje; las ruedas eran llenas, sin rayos. La rueda con rayos se remonta a la prehistoria. El uso de los carros fue para combates.
Se dice que los troyanos fueron los primeros en usar carros de cuatro ruedas, más tarde se usaron de seis ruedas, número nunca superado en esa época.
Otro tipo era el encargado de transportar piedras, vigas, piezas de metal. Todo servía para atacar las murallas enemigas.
Según la cantidad de caballos que usaban los romanos los llamaban “bigas” (dos), “trigas” (tres) o “cuadrigas” (cuatro),
Cuando los españoles descubrieron y colonizaron estos territorios, los indígenas ignoraban la existencia de la rueda.
La palabra carro viene del latín “carrus”. En Roma existían otros tipos de vehículos: sillas de ruedas para las matronas, para los magistrados otros donde cabían varias personas y para trasladar enfermos.
Había carros para largos viajes, para el acarreo de mercaderías; luego vinieron los carros cubiertos y unas carricochas más lujosas en las que María Antonieta solía recorrer las calles de Versalles.
En Hungría se construyó en 1457 un modelo que triunfó en Francia.
El carro formaba parte de los atributos de algunas divinidades: el de Júpiter tenía enganchados cuatro caballos blancos, el de Plutón cuatro caballos negros, el de Juno era tirado por pavos reales y el de Venus por tórtolas o cisnes.
Continuará…










Editor propietario Diego A. Falcinelli / B° Obrero C. 46 - (6070) Lincoln - Bs. As.
Tel. 02355-15456819 / 15472401 / lamarcadelincoln@yahoo.com.ar
Edición N° 3280 - Registro de Propiedad Intelectual: 5314522 - N° de Registro DNDA: en trámite