Jueves 27 de Junio de 2019   |   Un día como hoy...

Partido de Florentino Ameghino | Buenos Aires

  Home

Contacto



Portada | Información General | Policiales | Opinión | Cultura y Educación | Deportes | Provincia | Sociedad

07-06-2019 - DE MIS APUNTES
Una gran industria

(segunda parte)


El arte de la tipografía comprende dos operaciones: la composición y la impresión. La composición se hizo a mano hasta que salieron máquinas destinadas a tal fin.
Con la composición a mano se obtienen trabajos más prolijos pero son muy lentos y costosos; en la actualidad suelen usarse para las composiciones de pocas líneas y publicaciones de lujo.
Terminada esta etapa se imprimen las primeras pruebas y después de las correcciones definitivas entra en acción el servicio del ajuste.
Al aumentar la importancia de la imprenta se presentó el problema de la composición mecánica hasta que se ensayó la LINOTIPIA (que es una máquina que compone y funde automáticamente letras separadas) con la cual se superaron todos los proyectos.
En Londres, en 1893, tuvo aceptación definitiva. Este sistema era capaz de realizar el trabajo de siete operarios.
Las rotativas, máquinas modernas empleadas para las tiradas de diarios y grandes revistas, ocupan un lugar aparte en la técnica gráfica. Los talleres de impresión de un gran diario ofrecen el aspecto de una fábrica sorprendente.
Las rotativas pueden suministrar en una hora entre 15.000 y 20.000 ejemplares doblados y listos para la venta.
Actualmente existen muchos tipos de máquinas impresoras.
Cuando hay que imprimir el anverso y el reverso de una hoja, se las utiliza especialmente para la impresión de libros.
Para imprimir colores las máquinas difieren por su estructura.
En nuestro medio, el 5 de abril de 1914, apareció el periódico “Ameghino” dirigido por Manuel Ulla, quien instaló la primera imprenta.
También funcionó una de propiedad de Gabriel Marcos, oriundo de La Pampa y que luego se instaló en Buenos Aires.
En 1951, siendo dueño de una imprenta, Ramón Medina editó la revista “Fulgor”, la que funcionó durante muchos años hasta que fallece y lo sucede su hijo Juan.
En la actualidad en nuestra ciudad funcionan dos imprentas.
La de Néstor Zamponi que, además de máquinas modernas, conserva un duplicador manual que fuera propiedad de Medina. Otra parte de esa maquinaria fue cedida al “Museo Florentino Ameghino”.
En la calle 3 al 400 funciona otra imprenta de la que no he podido recabar información; su dueño, del que no sé ni el nombre, sólo expresó que posee máquinas digitales.
Creo que el tema nos ha informado sobre algo que ha sido de suma importancia en todas las épocas; fue una amplia y costosa investigación.
Fuentes: “Lo Sé Todo” e “Historia de Ameghino” de Nicasio Liébana.


Teresita Ceres de Arena







Editor propietario Diego A. Falcinelli / B° Obrero C. 46 - (6070) Lincoln - Bs. As.
Tel. 02355-15456819 / 15472401 / lamarcadelincoln@yahoo.com.ar
Edición N° 3258 - Registro de Propiedad Intelectual: 5314522 - N° de Registro DNDA: en trámite